Decoratrix

Radiadores de fundición pintados a todo color

Publicado en Reformas - Climatización por Carmen Menesteo

pintar los radiadores

Si tienes un piso antiguo con radiadores de hierro fundido y estás pensando reformarlo, con independencia del aire que quieras darle: moderno, minimalista o industrial, antes de deshacerte de los radiadores, por muy viejos o estropeados que estén, valora la posibilidad de recuperarlos. Además de ser un óptimo y funcional sistema de calefacción, sus posibilidades decorativas son infinitas. Renovados adecuadamente y con una buena mano de pintura imaginativa, son piezas que encajan a la perfección en la decoración de interiores de cualquier estilo.

pintar los radiadores

pintar los radiadores

Pintar los radiadores permite darles un look nuevo y más cuidado sin apenas invertir dinero. Lo más importante, antes de empezar con la tarea, es asegurarse de que no hay restos de óxidos o antiguas pinturas (en ese caso, habría que lijarlos) y comprar una pintura anticalórica especial para este tipo de radiadores que resiste las altas temperaturas y que no se cuartea con el calor. Una vez hecho esto, puedes pintar los radiadores de todos los colores y modos imaginables.

pintar los radiadores

pintar los radiadores

Puedes probar a pintarlos en un tonos sobrios (negro, gris o blanco) o en colores más llamativos (amarillo, azul turquesa) de modo que en lugar de esconderlos o mimetizarlos con el resto de la habitación donde estén instalados, se conviertan en el elemento protagonista de la decoración.

pintar los radiadores

pintar los radiadores

También puedes combinarlo con el color de la pared o del rodapié o hacer que haga juego con algún elemento de la decoración de la estancia como el sofá. las cortinas o la alfombra.

pintar los radiadores

pintar los radiadores

Y una última alternativa, en este caso más llamativa, consiste en pintarlos como una escalera de color. Aquí hay dos posibilidades: puedes optar por pintarlos en tonos degradados, bien dentro de la misma gama cromática (rojo, anaranjado, amarillo), en dos tonos de contraste (blanco, negro) o bien como un arcoíris. Ya sea con su aspecto original o bien con toques de color, sin duda los antiguos radiadores de fundición, muchas veces labrados, son piezas únicas que merecen una segunda oportunidad antes de acabar convertidos en chatarra.

También te podría gustar...

¿Te ha gustado éste artículo? ¡Compártelo!