Decoratrix

Un saco térmico hecho en casa

Publicado en Manualidades - Manualidades y costura por Carmen Menesteo

Saco térmico. Decoratrix

Como agradecemos de vez en cuando una mantita eléctrica para esas molestias que a veces sufrimos. Pero no siempre tenemos una toma de echufe a mano. Mis abuelos recuerdan como calentaban la cama con un brasero portátil o bolsas de agua caliente. Cuando tenían alguna dolencia, calentaban en el horno o con la plancha un trapo y se lo aplicaban. Os invitamos a disfrutar de este saco térmico hecho a mano. Pero para esta época, la fuente de calor podría ser el microondas.

Materiales. Decoratrix

Materiales:

1. Para el saco interior:

  • Un trapo viejo o camiseta.
  • Arroz crudo, huesos de cereza o maíz crudo.
  • Ramas secas de planta aromática (romero, lavanda...).

2. Para la funda:

  • Un retal de tela (éste es de Pepe Peñalver).

Cortamos la camiseta. DecoratrixCosemos. Decoratrix

Arroz y tomillo. DecoratrixCerramos el saco. Decoratrix

El saco interior:
  1. En la camiseta vieja marcamos y cortamos la pieza que convertiremos en bolsa. Las medidas dependerán de vuestras necesidades. En este caso, un rectángulo de 60 cm (30+30) x15 cm.
  2. La doblamos en dos y cosemos los laterales obteniendo una bolsa de una medida aproximada de 12 x 57 cm (hemos descontado los cm que se pierden al coser).
  3. Damos la vuelta al saquito y lo rellenamos con arroz y la aromática desmigada.
  4. Cerramos el saco con una costura.

Marcamos y cortamos. DecoratrixEl dobladillo. Decoratrix

Como montarlo. Decoratrix

Rematamos. Decoratrix

Damos la vuelta e introducimos el saco. Decoratrix

La funda:

  1. Marcamos y cortamos el retal de tela. Debemos darle unos centímetros más que al saco para que exista holgura y entre sin problema. La medida aproximada de la pieza será 80cm (35 + 35 + 10) x 20 cm.
  2. Los dos extremos los rematamos con un dobladillo.
  3. Componemos las funda siguiendo los pasos de la foto. A continuación presentaremos el saquito sobre la pieza montada para asegurarnos la existencia de dicha holgura.
  4. Sin mover el montaje de la funda coseremos los laterales y le daremos la vuelta.
  5. Introducimos el saco en la funda.

Y a disfrutar de él. Siempre meteremos en el microondas el saco sin funda. Como cada aparato tiene una potencia diferente y cada saco una cantidad de arroz distinta, probaremos a calentarlo (siempre en máxima potencia) 20 segundos e iremos subiendo hasta que el calor del saco sea el idoneo. Esto es muy importante para evitar que se caliente en exceso y os podáis quemar. Quien no sea amigo del microondas (yo no lo soy demasiado) puede calentarlo sobre la chimenea o un radiador e incluso en el horno. Fotografías: Decoratrix.

También te podría gustar...

¿Te ha gustado éste artículo? ¡Compártelo!