Decoratrix

Dormitorio decorado en blanco y azul, un espacio luminoso y acogedor

Publicado en Habitaciones - Dormitorios por Marta Sanz

Dormitorio decorado en blanco y azul

Recibimos muchas consultas sobre cómo decorar dormitorios pequeños, qué tonalides utilizar y cómo combinarlas. Este dormitorio es de una sencillez suprema, pero no deja de ser cálido y acogedor. Lo he elegido porque introduce como color complementario a las gamas de blanco utilizadas el color azul petróleo, un color que vuelve a estar de moda y que lo encontrarás fácilmente en complementos y tapicerías. Aunque te parezca un color demasiado contrastado y oscuro para combinar con blancos, su corazón es sereno y alegre porque tiene algo de verde y amarillo y esto le da una nota fresca y vibrante. La combinación de blanco y azul es una de las claves para lograr un ambiente sereno y cálido.

Dormitorio decorado en blanco y azul

Las claves para conseguir este espacio tan luminoso y acogedor son las siguientes: 1) Unifica a nivel cromático paredes, puertas de armarios y cortinas o visillos. Aquí se ha elegido el blanco como color base aunque la pared del cabecero se diferenció un poco empapelándola con un papel de un diseño floral en color lino combinado con blanco. 2) Trata el suelo de forma similar, si tienes un pavimento muy oscuro, pon alfombras en estos tonos. 3) Los muebles y el cabecero siguen la misma pauta cromática: blancos y linos, en este caso el cabecero se ha tapizado de un tono similar al fondo del papel. 4) En cuanto a las tapicerías, coloca cortinas o visillos blancos y ropa de cama en este color. 5) El punto de color o de contraste se ha limitado a tapizar de azul petróleo la banqueta a los pies de la cama y a colocar algún cojín entre los cuadrantes blancos de la cama.

Dormitorio decorado en blanco y azul

Un detalle que me encanta en este dormitorio es cómo se ha aprovechado el hueco bajo la ventana para crear una zona de lectura y relax. La pared vuelve y en el hueco bajo la ventana se han colocado unos módulos de almacenaje (siempre vienen bien) cerrados también en un acabado blanco para integrarlos con la pared. Sobre ellos, una colchoneta y un par de mullidos cojines. ¿Puedes hacer tú algo así en el tuyo? Fotos: Bethany Nauert y Emily Henderson.

También te podría gustar...

¿Te ha gustado éste artículo? ¡Compártelo!