Decoratrix

Salón con zona de trabajo en un ambiente masculino y sofisticado

Publicado en Habitaciones - Decoración de salones por Marta Sanz

Salón con zona de trabajo

Si quieres crear un salón con zona de trabajo, busca soluciones decorativas para que los dos ambientes queden perfectamente delimitados, pero que a la vez formen un conjunto equilibrado y armónico. ¿Cómo? Estudia bien el espacio disponible y, para delimitar los ambientes, juega con el color de las paredes, las alfombras o coloca muebles separadores que proporcionen una mayor intimidad. En este caso, Jérome Le Fouillé y Cristina Remírez de Ganuza, de Disak Studio, recrearon un "Home Office" sobrio, en un ambiente masculino, confortable y funcional, con un original y vistoso biombo que separa el salón de la zona de trabajo.

Salón con zona de trabajo

Salón con zona de trabajo

Se trata de un espacio compuesto de una zona de trabajo y un salón que invita a conversar; cerrar contratos importantes; reunirse con amigos… En definitiva, “abstraerse” y “adentrarse en un mundo”, rodeado de papeles y, cómo no, de buenos licores y buenas compañías si la ocasión lo merece. El salón está presidido por una chimenea recuperada francesa, en mármol negro belga, y en la pared, contrasta una obra moderna de Raúl Díaz Reyes, un trabajo tridimensional que combina escultura y fotografía. El juego de texturas marca la decoración de los dos ambientes: los revestimientos vinílicos que imitan piel de serpiente en el techo se combinaron con tableros de DM tapizados en ante en la pared del salón.

Salón con zona de trabajo

Salón con zona de trabajo

Para independizar los ambientes, se fijaron unos biombos giratorios, de Taujel, que permiten abrir o cerrar la comunicación según se desee. Son de chapa de roble tratada con una pátina que le da un aspecto envejecido y van enmarcados en laca negra brillante, igual que las molduras de techos, paredes y rodapiés.

Salón con zona de trabajo

Salón con zona de trabajo

Para que los ambientes formaran un conjunto equilibrado, ambos se decoraron en la misma gama cromática (con predominio absoluto del negro), con muebles sobrios en madera y obras de arte contemporáneo. En la zona de trabajo, esculturas de Diego Canogar y Fernando Suárez. El juego de texturas se repite también en la zona de trabajo, donde se alternaron tapizados en ante con revestimientos vinílicos que imitan el nudo de la seda. Fotografías: Casa Decor.

También te podría gustar...

¿Te ha gustado éste artículo? ¡Compártelo!