Decoratrix

Ideas para integrar la zona de lavado en la cocina

Publicado en Habitaciones - Cocinas por Marta Sanz

Zona de lavabo en el tendedero

Contar con una zona para lavar y planchar junto a la cocina es posible siempre que puedas ganar espacio extra incorporando un cuarto anexo, una terraza o un baño. Puedes aprovechar para hacer una reforma integral en la cocina, y así los dos ambientes quedarán mejor integrados. En cualquier caso, va a ser preciso que trates con profesionales, ya que tendrás que tirar tabiques, instalar nuevas tomas de corriente y de agua, pintar, etc. Para encontrar un profesional de calidad para tu reforma, lo más cómodo y sencillo es recurrir a sitios webs especializados en todo tipo de reformas como Quotatis, que ofrece de forma gratuita la posibilidad de recibir hasta 4 presupuestos de profesionales en tu zona. Ahorrarás tiempo y dinero.

Ambientes separados mediante cerramientps de cristal

Ambientes diferenciados

Si estás pensando en reformar tu cocina es un buen momento para valorar la posibilidad de crear zonas diferenciadas. Una idea de distribución en estancias de planta ancha y alargada es separar la zona de lavado de la cocina, mediante cerramientos de cristal que dejen su interior a la vista.

Una buena solución son los cuarterones acristalados en la zona superior de los tabiques, de tal modo que la estancia quede conectada con la cocina y, además, goce de entrada de luz natural. Éste es un proyecto de las decoradoras Lluisa Deulonder y Chone de la Sotilla.

Zona de lavado dentro de un armario

Zona de lavado dentro de un armario

Cuando las dimensiones de la cocina no permiten ubicar el cuarto de lavado en un espacio independiente, una solución es camuflar la zona de lavado tras unas puertas de apertura plegable. En este caso, será imprescindible realizar la instalación de toma de agua y desagüe –a menos que ésta sea su ubicación original– y contar con la profundidad suficiente para los electrodomésticos.

Zona de lavado integrada en la cocina

Espacio bien aprovechado

Ten en cuenta que deberás habilitar una zona para organizar la ropa, así como un espacio de almacenaje para los detergentes y productos necesarios; con baldas de distintas medidas será suficiente. Un tendedero también es un elemento fundamental, ya que siempre hay prendas delicadas que no se pueden meter en la secadora, y un fregadero para lavar a mano o poner a remojo manchas difíciles.

Lavadora y secadora en columna

Los electrodomésticos

La opción de colocar lavadora y secadora en columna o en línea dependerá del espacio disponible. Lo más habitual es instalar la secadora sobre la lavadora porque así se aprovecha mejor el espacio, aunque la disposición en paralelo permite una carga y descarga más cómoda, además de dejar más superficie de trabajo libre.

Si quieres que los electrodomésticos queden ocultos, elígelos integrables que se fabrican con el fin de que vayan “dentro” de los muebles, unidos a las puertas, de forma que quedan totalmente "invisibles" en el mismo material y acabado que el resto de puertas de la cocina.

Zona de lavado abierta

Cerramiento con cuarterones de cristal

Las mamparas acristaladas son un recurso excelente para dividir y a la vez integrar las diferentes zonas. En este caso, el cuarto de lavado se diseñó como una habitación independiente dentro de la cocina, donde se instalaron la lavadora, la secadora, el lavadero y un espacio para tender dentro un armario especial ventilado, un clásico de los proyectos Deulonder. Recuerda que si quieres que exista continuidad visual entre los dos ambientes, deberás optar por un suelo uniforme.

Zona de lavado bien distribuida

Recapitulemos: ¿qué actuaciones debes tener en cuenta para integrar una zona de lavado en la cocina?

1. Si el rincón donde vas a ubicar este ambiente dispone de toma de agua y cañería de evacuación o si será necesario realizar nuevas instalaciones.

2. La carpintería. Tanto si optas por esconder la zona de lavado dentro de un armario como si prefieres electrodomésticos integrables, deberás considerar una partida de puertas plegables, además de las baldas o armarios necesarios para almacenar la ropa y los productos de limpieza.

3. En los casos en que exista la posibilidad de crear dos ambientes independientes, habrá que considerar el cerramiento que separe una zona de otra, así como los revestimientos de suelos y paredes.

4. Presupuesto. Pide varios presupuestos, cierra el precio que mejor te convenga y, sobre todo, el plazo de realización. Recuerda que es probable que tengas inutilizada la cocina mientras hacen la obra.

También te podría gustar...

¿Te ha gustado éste artículo? ¡Compártelo!