Decoratrix

Ideas para restaurar muebles viejos que no necesitan mucho esfuerzo

Publicado en Manualidades - Restauración de muebles por Carmen Menesteo
Restaurar muebles viejos: mesita para el televisor

Si eres de las que van por la calle buscando tesoros que otros desprecian... si no te da reparo bajarte del coche y llevarte un sillón abandonado o si eres capaz de volver al lugar donde viste esa mesilla con tantas posibilidades... ¡este es un post para ti! No necesitas ser un gran experto para restaurar muebles viejos, que tendrán, gracias a tus manos, un nuevo lugar en el mundo.

Restaurar muebles viejos: un carrito para el televisor, antes y después

Carrito de madera

Las antiguas camareras y carritos para el televisor, que tanto servicio hacían y hoy habitan en trasteros o contenedores, pueden tener otro destino muy diferente con unas manos de pintura. Resumimos los pasos, pero si queréis saber cómo lo hizo Brittni Mehlhoff, del blog Paper & Sticht, podéis visitar su página.

Restaurar muebles viejos: un carrito para el televisor, paso a paso

1. Limpiar bien la superficie con detergente común. 2. Eliminar todos los elementos metálicos y tapar los agujeros con masilla para madera. Una vez seco, lijar e igualar la superficie. 3.  Si la chapa está levantada, pegar con superglú. 4. Aunque Brittni no lo encontró necesario, conviene lijar toda la superficie para que la  pintura coja mejor, aunque sea un laminado. 5. Dar dos manos de pintura blanca mate, y después pintar las patas y el sobre inferior con pintura turquesa (también dos manos). 6. Finalmente, para lograr el toque sombreado de las patas, aplicar con spray en el mismo tono turquesa. No os perdáis el detalle de las ruedas de bola, pintadas en color lila. Too much!

Restaurar muebles viejos: una estantería de madera forrada Restaurar muebles viejos: una librería de mandera antes y después Restaurar muebles viejos: una librería de mandera, materiales

Estantería de madera

¿Quién no ha tenido en su habitación una estantería de madera oscura que ocupaba toda la pared? Además, para colmo de males, la que veis en esta manualidad está empotrada en la pared, por lo que quitarla requería cierta obra. Pero mirad que idea tan increíblemente sencilla y efectista vimos en A Beatiful Mess: hizo un dibujo muy sencillo en papel, hecho con rotulador, que luego se mandó a imprimir del tamaño del fondo de la estantería. Se puede hacer de dos maneras: imprimirlo en vinilo y pegarlo a un forex o cartón pluma, que a su vez, se pega a la trasera, con un pegamento de contacto o con cinta fuerte de doble cara. La otra fórmula es escanear el dibujo en alta resolución y mandarlo a imprimir directamente sobre el forex o el material elegido. También puedes utilizar retazos de papel pintado... No cabe duda de que el resultado está a años luz de lo que fue.

Restaurar muebles viejos: un cajón convertido en expositor Restaurar muebles viejos: un cajón convertido en expositor

Un cajón convertido en expositor

También en A Beautiful Mess descubrimos esta otra idea, fácil a más no poder, porque aquí se dejo intacto el cajón de imprenta, para mantener ese aire vintage y decadente, pero forrando el fondo con cartulina en tres tonos degradados. Lo único que tienes que tener es paciencia para medir con exactitud cada hueco y cortar la cartulina. Lo mejor es pegarla con celo de doble cara al fondo.

Restaurar muebles viejos: silla de metel pintada

Silla de metal pintada

Las sillas plegables metálicas son un clásico de los contenedores. Antes de tirar una, fíjate en esta idea para recuperarla con gracia. Primero, tienes que limpiarla bien y levantar la pintura descascarilla. Si puedes quitarla toda, mejor. Pinta la silla con spray, pero recuerda hacerlo en un lugar abierto y con el suelo cubierto con plástico. Una vez seca, puedes utilizar las plantillas de animales de tus hijos y pintar la superficie con un rotulador indeleble negro. ¡Si restaurar muebles viejos es casi como una manualidad de cole! Vía: Abigail & Green.

También te podría gustar...

¿Te ha gustado éste artículo? ¡Compártelo!