Decoratrix

Sillas como nuevas con el efecto patas sumergidas

Publicado en Manualidades - Restauración de muebles por Cova Pendones

sillas con efecto patas sumergidas

Si tienes sillas de madera en casa y ya estás cansada de verlas porque son antiguas o están pintadas de un color que ya no se lleva, piénsatelo antes de sustituirlas por otras. Hay otra solución más económica y creativa que te permitirá devolverles su protagonismo en la casa. Y no hablamos de pintarlas enteras de un solo color. Te proponemos darles nueva vida con la técnica de moda: el efecto de patas sumergidas.

Se trata de pintar varios centímetros de las patas con un color diferente al resto de la pieza, de forma que parezca que ese trozo se ha sumergido en pintura, creando un efecto realmente llamativo. Un detalle renovador para tus sillas que puedes realizar en casa. ¿Te apetece aprender la técnica? Sigue el paso a paso y verás como tus sillas vuelven a resplandecer.

sillas con efecto patas sumergidas: imprimación

1. Preparar las sillas

Antes de empezar el trabajo, busca un lugar con buena luz y aireado, tapa el suelo con una sábana vieja o papeles para no estropearlo, ponte ropa cómoda que no temas manchar y si eres sensible a los olores fuertes o a la pintura, usa mascarilla, trabajarás más comoda.

Para obtener el efecto de patas sumergidas en color lo primero que tienes que hacer es lijar toda la silla con papel de lija de grano fino. Una vez lijada toda la pieza, pásale un trapo para retirar bien el polvo que haya podido quedar. Puedes usar un trapo húmedo pero asegúrate de que la silla quede totalmente seca antes de seguir.

Una vez lijada, y antes de empezar a pintar la silla, hay que darle una imprimación a la madera, solo necesitas una capa para tener una buena superficie a la que la pintura pueda adherirse, siguiendo las vetas naturales de la madera.

sillas con efecto patas sumergidas: pintar

2. Empezar a pintar

Una vez que se haya secado la imprimación, ya puedes empezar a pintar con los colores que hayas elegido para tus sillas, siempre pensando en los tonos que mejor vayan con la decoración de tu casa. Por ejemplo, el esmalte acrílico satinado es un buen producto para dar un look contemporáneo que va a mantenerse igual durante años y tiene un bonito acabado con un brillo suave. Para las patas, los colores neón o pastel son los que están de moda. Una vez elegidos, conviene darle dos capas de pintura para obtener un acabado perfecto.

sillas con efecto patas sumergidas: medir las patas

silla con efecto patas sumergidas: cubrir con cinta de carrocero

sillas con efecto patas sumergidas: pintar el resto de las patas

sillas con efecto patas sumergidas: retirar la cinta y listo

3. Efecto sumergido

Una vez que se haya secado la pintura, siguiendo los tiempos que aconseja el fabricante de la pintura, es el momento de empezar a realizar el efecto sumergido, con la pintura de contraste que hayas elegido.

Mide a qué altura de las patas quieres que llegue el efecto y pon cinta de carrocero por encima del punto que hayas marcado para crear una línea definida. Para que el acabado quede regular necesitarás lijar sobre la parte a pintar y limpiar el polvo de nuevo. Ahora ya puedes pintar el segundo color de las patas. No olvides dejar secar la primera capa antes de aplicar la segunda.

Cuando hayas comprobado que se ha secado la pintura, puedes retirar la cinta de carrocero y tendrás una silla con un maravilloso efecto sumergido.

sillas con efecto patas sumergidas: diferentes efectos

sillas de terraza o jardín con efecto patas sumergidas

taburetes-y-mesas-pintadas

Una vez que tengas dominada esta técnica, prueba experimentar con este efecto a distintas alturas y con colores que combinen con tus accesorios. Además de para las sillas, esta técnica puede aplicarse sobre diferentes muebles, como mesas o taburetes ofreciendo un sinfín de posibilidades. Vía: Bruguer y Bruguer Let's Color.

También te podría gustar...

¿Te ha gustado éste artículo? ¡Compártelo!