Decoratrix

Cómo poner toques de color en la decoración

Publicado en Ideas decorativas - Tendencias deco por Cova Pendones

Un salón decorado con toques de color

Cómo y dónde poner los toques de color en la decoración es un tema que muchas veces nos trae de cabeza: si nos pasamos, caemos en excesos y abigarramientos cromáticos; y si nos quedamos cortos, el resultado puede ser una decoración sosa y anodina. La clave está en poner acentos de color en textiles, complementos y piezas puntuales, que te permiten experimentar, cambiar de sitio y crear efectos muy atractivos. Casualmente, buscando hoteles en Madrid en la página de HundredRooms (un buscador de apartamentos que ha resultado ser toda una minita), dimos con estos fabulosos apartamentos que son el ejemplo perfecto de cómo poner toques de color con un resultado más que sobresaliente.

salon-decorado-en-blanco-con-toques-de-color

Elegir un color neutro como base

Para poner acentos de color que creen un efecto cromático potente, es preciso partir de una base neutra, como el blanco, el gris claro o el tono beige. En este apartamento se creó una caja blanca, aprovechando la estructura a dos aguas del edificio, con un atractivo techo de vigas antiguas pintadas de blanco. El suelo se revistió con una tarima de roble con acabado blanquecino, que potencia la luminosidad del techo y las paredes blancas.

Un salón decorado con toques de color

La clave está en los textiles

Tapicerías, cojines, cortinas y alfombras son los soportes idóneos para incluir el color en la decoración. No requieren de una gran inversión, se pueden renovar con cierta frecuencia y, además, son elementos movibles que puedes pasar de un lugar a otro. También te permiten combinar diferentes estampados (los geométricos combinados con flores exuberantes están muy de moda), siempre y cuando también coloques tapicerías o cortinas lisas, para evitar sobrecargar la decoración. Las alfombras son clave para delimitar ambientes, y si además, tienen color y algún estampado ligero, darán vida a la habitación.

Cómo poner un toque de color en la decoración

El color, en una pieza de mobiliario

Otra fórmula que da excelentes resultados es elegir una pieza de diseño en un color imponente, como en este otro salón, en el que la butaca Egg Chair, de Arne Jacobsen, se ha tapizado con un elegante tejido azul klein. Este color se repite estratégicamente en las cortinas, y permite introducir otras tonalidades afines pero contrastantes como el verde agua de cojines y el amarillo de la alfombra. El resto del mobiliario cumple con la máxima de las tonalidades neutras que favorecen que los acentos de color destaquen aún más.

Cómo poner un toque de color en la decoración

Dar vida al comedor

¿Cómo quedaría este comedor sin la alfombra en tono mandarina que viste el suelo? Sin duda, las magníficas piezas de mobiliario (una mesa de madera maciza rústica acompañada por las sillas Tulip, de Eeron Saarinen) son "casi" suficientes para crear un comedor con gran estilo. Pero el color que realza estas piezas emana desde abajo, gracias a una sencilla alfombra de color encendido. De no ser por ella, el resultado sería correcto pero más soso. Hay que reconocer que el espejo redondo de tiras de fibra vegetal y la lámpara de pie con varios brazos ponen el detalle final a esta lograda decoración.

Dormitorio con cabecero tapizado en naranja

Color en el dormitorio

Hay múltiples formas de crear un ambiente cromático en un dormitorio, sin que resulte excesivo. Es preciso tener en cuenta que los colores muy fuertes no son recomendables en zonas de descanso. Por ello, apenas un elemento de color, como un cabecero entelado, es suficiente para realzar la cama y alegrar la habitación. Para equilibrar la composición se han colocado dos lámparas también naranja a ambos lados de la cama, y en contraste, dos cojines con estampado azul, que liga perfectamente con el naranja.

Un dormitorio con papel pintado amarillo en la pared

El papel pintado, ese gran aliado

No en balde es uno de los recursos decorativos más antiguos que existen y que se reinventa constantemente. El papel pintado es un comodín estupendo cuando se dispone de una superficie lisa y se quiere romper con la monotonía del blanco. Se convierte, así, en el punto focal de la decoración. La clave está en no excederse en metros y en colocarlo en una zona que tenga gran impacto visual, como la pared donde se apoya esta cama con baldaquino.

Una cocina blanca con toques de color

La cocina también merece color

Nos encantan las cocinas blancas: son limpias, luminosas y dan sensación de amplitud. Pero si le añadimos unos toques de color el resultado se potencia y creamos un ambiente más alegre y vivido. Esta cocina, por ejemplo, gana mucho en impacto visual gracias al color turquesa "Caribe" de la pared. Únicamente se ha aplicado en las zonas donde no hay muebles, para compensar el predominio del blanco. Y qué decir de los taburetes Tolix en color rojo... Quedamos rendidos ante esta lección de color de los apartamentos Urban Vida La Latina, que hemos descubierto en Hundredrooms.

También te podría gustar...

¿Te ha gustado éste artículo? ¡Compártelo!