Decoratrix

10 flores de invierno

Publicado en Habitaciones - Terrazas y jardines por Cova Pendones

flores-de-invierno-amarillys

Aunque la gran explosión de la flora es en primavera, lo cierto es que la Naturaleza es tan sabia y amable que nos regala flores sorprendentes todo el año, incluso en el más crudo invierno. Con el cuidado y la siembra oportunas, podrás tener alguna de estas plantas de floración invernal en tu casa o jardín:

Amarilis

Esta bulbosa, de vida longeva (el bulbo puede durar hasta 70 años) es un planta agradecida, fuerte y hermosa, cuyo bulbo se suele plantar en febrero y florece a principios de la primavera y, en algunos casos, también durante el invierno. Sus hojas son acintadas y su tallo largo (puede llegar a medir hasta 60 cm); pero son sus increíbles flores en racimos, en rojo, blanco, rosa o veteadas, lo que sorprende en su floración. Prefiere la semisombra, pero busca el sol, por lo que a veces se inclina hacia los lados más luminosos. Se riega tres veces por semana en la época cálida y una durante los períodos más fríos. Se reproduce fácilmente a través de los bulbitos, que se extraen después de florecer, en otoño. 

flores-de-invierno-pensamiento

Viola o Pensamiento

Perteneciente a las familias de las Violáceas, la Viola es una planta bienal que resiste bien el invierno. Tiene una larga floración, de otoño a primavera, con flores de cinco pétalos aterciopelados y hojas en forma de corazón y bordes dentados. Hay muchas variedades y colores, debido a las hibridaciones y mutaciones de la especie europea Viola Tricolor. Es perfecta para los balcones de invierno, pues resiste las heladas y le gusta tanto el sol como la sombra. Precisa de tierra bien drenada, rica en nutrientes y húmeda, con riegos frecuentes casa 2 o 3 días durante la floración. 

flores-de-invierno-rododrendo

Rododendro

Oriundo de China occidental, el rododendro es un arbusto de gran tamaño (de 1 a 3 m de altura), aunque existen variedades que apenas alcanzan los 50 cm. Su crecimiento es lento, pero aguantan casi cualquier temperatura, aunque se resienten con las heladas. Necesita tierra rica en componentes ácidos y bien drenada, para evitar que sus raíces se pudran, y prefieren la luz indirecta. se recomienda una poda anual en primavera preferiblemente, así como un abono en otoño. Sus flores son de color blanco, rosado, rojo o violeta, y forman maravillosos ramilletes, adornados también por sus hojas de color verde brillante.

flores-de-invierno-crisantemo

Crisantemo

También de origen oriental, esta flor se caracteriza por sus abundantes pétalos lobulados en gran variedad de colores (blanco, amarillo, rosa, rojo, púrpura, violeta e, incluso, azul). Puedes tenerla en casa en otoño e invierno, pero sólo temporalmente, ya que una vez marchita, sólo volverá a florecer si se trasplanta al exterior. Puede crecer en altura, por lo que conviene podarla de vez en cuando. Si se encuentra en sitios con calefacción, se debe pulverizar frecuentemente, ya que necesita temperaturas entre 13 y 18 ºC.

flores-de-invierno-clivia

Clivea

Esta planta herbácea, de la familia de las Amarilidáceas, tiene raíces muy carnosas, que prefieren las macetas pequeñas y comprimidas. Sus flores son grandes y hermosas, frecuentemente anaranjadas. Florecen a finales de invierno hasta mitad del verano. Tras la floración, aparecen unas bayas verdes y después rojas que adornan la planta durante el otoño e invierno. Es una de las plantas más resistentes y fáciles de cultivar, perfecta para interior y muy decorativa en patios y jardines de clima benigno. Durante el invierno, debe protegerse, ya que pierde su hoja a -2ºC, aunque resiste hasta los 7ºC. Tolera el aire seco pero no los focos de calor como la calefacción. Se debe regar durante la floración al menos una vez a la semana, sin encharcar la planta. 

flores-de-invierno-ciclamen

Ciclamen

También conocida como Violeta de Persia, es una de las plantas preferidas para alegrar el invierno. Sus curiosos pétalos carnosos, que se pliegan sobre sí mismos, y sus hojas aterciopeladas hacen del ciclamen una planta de los más decorativa. Florecen en muchos colores, desde el otoño hasta la primavera. Aunque se le considera una planta anual, si se mantiene en buenas condiciones puede durar varios años. Durante el verano, permanece en reposo, durmiente, y renace con el descenso de las temperaturas y las primeras lluvias. No le gusta el sol directo por lo que hay que colocarla a la sombra, sobre todo, si está en el exterior. Como es de esperar, tampoco le gusta el calor, que resiente por encima de los 20 ºC. Es necesario mantenerla húmeda, de abajo arriba, y no regando directamente sobre la tierra.

flores-de-invierno-camelia-japonica

Camelia Japonica

Este arbusto de origen asiático se caracteriza por sus hermosas flores perfumadas, que aparecen en solitario en rosa, rojo o blanco, rodeadas de hojas verdes lustrosas. Existen más de 3.000 variedades de camelias, que pueden alcanzar entre 2 y 5 m de altura. Se pueden plantar en tierra o maceta, pero lo importante es que estén a la sombra o semisombra, aunque soportan mal las heladas, como también las altas temperaturas y la falta de humedad. Por ello, el riego debe ser abundante en verano y moderado en invierno. La poda se realiza en primavera, tras la floración. 

flores-de-invierno-primula

Prímula

Esta planta herbácea, de 15 a 10 cm de largo, es apta tanto para macetas de interior o en tierra de jardín, según la variedad. Sus flores pueden ser blancas, lilas y púrpuras, dispuestas en florescencias. De otoño a primavera florecen, y se siembran en primavera-verano. Les gusta la luz, pero no el sol directo, por ello se recomienda el de la mañana a primera hora. Requieren de una atmósfera húmeda, y se riegan cada dos o tres días, sin mojar la flor. 

flores-de-invierno-calas

Cala

Aunque su origen es sudafricano, la fortaleza de la cala ha asegurado su expansión por todos los continentes. Su tallo largo, grueso y carnoso se corona en las espatas, los órganos decorativos semejantes a pétalos, que rodean el espádice, es decir, el órgano floral erecto, de color amarillo. Las espatas son muy duraderas (de primavera a otoño) y sus hojas lustrosas y lanceoladas. Una de sus características es que es semiacuática, por lo que puede cultivarse en maceta y mantenerla sumergida en agua. Le gusta la sombra más que el sol, y los climas suaves, aunque su proverbial fortaleza aguanta una que otra helada. Durante la floración, se debe regar abundantemente, pero tras florecer es preferible mantenerla seca en su periodo de reposo. 

flores-de-invierno-boca-de-dragon

Dragonaria o Boca de Dragón

Esta planta herbácea anual, de origen mediterráneo, puede ser bienal o perenne, según el clima, aunque normalmente se usa como anual. Su altura estándar es de 40 a 60 cm, pero algunas variedades alcanzan 1 m. Precisamente es su espigado porte una de sus señas de identidad, con racimos apretamos, y corolas de color amarillo, rosa, violeta, etc. Son de clima cálido, aunque pueden vivir con algo de sombra. Eso sí, hay que protegerlas de las heladas. Su riego es regular, no demasiado abundante pero más frecuente en verano. 
Consulta de referencia: L20MIN




También te podría gustar...