Decoratrix

Un apartamento con mucho color en La Latina

Publicado en Casas - Apartamentos y estudios por Marta Sanz

un apartamento con mucho color decoratrix

¡Cómo me gusta este apartamento con mucho color! Y no sólo por su ubicación, en el madrileño barrio de La Latina, sino también, y lógicamente, por su decoración. Contrastes de color con mucho carácter son los protagonistas de este pisito de soltero, de 50 m². Un soltero de oro, por cierto, pues él mismo proyectó y realizó (con sus propias manitas) una reforma integral: ideó una nueva distribución, renovó revestimientos, instalaciones, techos y carpintería, y actualizó la cocina y el baño. La decoración, también fue cosa suya. Lo dicho, ¡una joya de chico! Pero centrémonos en el salón, donde la pared en la que se apoya el mueble de la tele se pintó de un color diferente al de las demás; un rojo anaranjado que transmite vitalidad y buen rollo.

apartamento-color-decoratri

Para la zona de estar, se optó por un sofá modular tapizado en rojo, que crea un contraste limpio y luminoso con el blanco de la pared. Y es que, a pesar de que el piso no es especialmente luminoso, nuestro soltero no renunció a jugar con tonalidades intensas. Tenía claro que las matizaría con muebles y revestimientos blancos, que aportaran ligereza y potenciaran la luminosidad. Además, durante las obras de reforma se abrieron tragaluces de pavés en todas las habitaciones. Sofá modelo Capricho, de Donatello; mesa de centro, de La Oca, y alfombra, de Camino a Casa.

dormitorio-salon-decoratrix

El salón comunica con el dormitorio a través de un gran vano sin puerta.

dormitorio-decoratrix

En el dormitorio se prescindió de cabecero. En su lugar, la pared se pintó en un azul intenso; tonalidad que, junto a la hornacina de obra, hacen de este frente un elemento con interés decorativo. Colcha y lámpara de mesa, de Camino a Casa; plaid de seda marrón y almohadones, de Textura. El cuadro es de Ikea.

dormitorio-estudio-decoratrix

Desde el dormitorio, el rincón de trabajo que se montó en el salón. La falta de espacio para colocar una estantería se solucionó con una hornacina de obra, que permite tener a mano los libros y demás material de escritorio. Lo dicho: José, en Decoratrix nos ha encantado tu pisito, y algo me dice que los ambientes que nos faltan por fotografíar van a ser la excusa perfecta para disfrutar de una jornada de tapitas y cañas por los bares y tabernas de tu castizo barrio. Fotografías: Decoratrix.

También te podría gustar...

¿Te ha gustado éste artículo? ¡Compártelo!