Decoratrix

Originales macetas recicladas

Publicado en Manualidades - Reciclaje por Carmen Menesteo

botellas-de-vino-como-macetas

Esta ingeniosa idea permite dar un segundo uso a las botellas en cualquier rincón del jardín. Se trata de reciclar las botellas de ese vino tan bueno que ya acabaste y convertirlas en maceteros de vidrio. ¡El efecto que crea es increíble! Para ello, hay que cortar el culo de la botella e introducir una red de alambre con musgo (de venta tiendas de jardinería y viveros) y plantas pequeñas. Las mejores son las plantas trepadoras para que cuando crezcan asomen por el cuello de la botella.

tapones-de-corcho-con-plantas

Y puestos a reciclar, no tiréis los tapones de corcho, con ellos podemos crear unos simpáticos mini maceteros. En ellos se pueden trasplantar pequeños brotes de plantas y colgarlos en las paredes de la terraza o el patio. Como ves es una creación tan sencilla como perforar el corcho, añadir un poco de tierra e introducir alguna planta.

macetas-bombillas

La bombillas que ya no sirven también pueden ser unos decorativos maceteros, en este caso de flores cortadas. Ideales para decorar las ramas de los árboles del jardín. Solo hay que serrar la parte metálica, rellenar la bombilla con un poco de agua y colocar las flores.

planta-colgante-sin-maceta

Esta idea es aún más sencilla. Simplemente se ha cogido un poco de musgo, se ha rodeado con una malla de alambre y se han insertado unos brotes de plantas. Para sujetar la "maceta", una cuerda anudada al alambre ¡y listo!

regadera-camaleon

Y unas macetas tan originales se merecen una regadera diferente. Ésta, además de nutrir tus plantas, será un adorno más en el jardín. Colócala al lado de la puerta de entrada o en algún rincón del jardín y dará un toque alegre y divertido a la zona. Si tienes niños en casa, estarán encantados de ayudar en las tareas de riego con esta regadera en forma de camaleón, de esta manera se divertirán mientras aprenden cosas sobre este pequeño animalito protegido.

También te podría gustar...

¿Te ha gustado éste artículo? ¡Compártelo!