Decoratrix

Apartamento de 74 m2 en un bajo

Publicado en Casas - Apartamentos y estudios por Carmen Menesteo

Apartamento de 74 metros en un bajo

Este apartamento de 74 m2 es tan singular e ingenioso que, si bien merece verlo detenidamente por partes, es un gustazo disfrutarlo es su totalidad, sin cortes. Proyectado como un loft en el bajo de un chalet, sus 74 m2 se organizaron como un multiespacio con salón, comedor, zona de trabajo, cocina, dormitorio y baño unidos, y donde se pusieron en práctica interesantes soluciones decorativas para independizar cada espacio. Pasa, la puerta está abierta.

Apartamento de 74 metros/entrada

El proyecto de reforma, que llevó a cabo el diseñador Luis Gallego Sanmiguel, consistió en habilitar la planta baja de un chalet. La idea era llevar toda la luz que entra por la fachada de ventanas hasta el fondo, creando un espacio iluminado en su totalidad, gracias a materiales claros y reflectantes que rebotasen la luz.

Apartamento de 74 metros

Nada más entrar, una estantería a base de elementos (interiores de cajón y puertas) de la librería Expedit de Ikea, con la trasera cerrada y ruedas, hace de elemento divisorio y separa visualmente la entrada para evitar que, desde la puerta, se vea todo el interior.

Apartamento de 74 metros/librería móvil

A continuación se encuentra el salón, con un gran sofá con chaise longue y una curiosa mesa versátil, diseñada por el mismo (si quieres saber más sobre esta mesa, pincha aquí). La pequeña silla mecedora RAR, de los Eames, editada por Vitra, y una lámpara original TMC, de Miquel Milà, son los únicos completos de esta zona.

Apartamento de 74 metros/zona de estar del salón

En el amplio espacio del salón, limpio y diáfano, se aprecian las hornacinas iluminadas de la pared. Son los únicos elementos decorativos de los muros, que funcionan como cuadros modernos y que los propietarios cambian cuando desean. Por ejemplo, en esta ocasión, estaban decoradas con ramas de bambú.

Apartamento de 74 metros diáfano

Vista general del espacio y las diferentes zonas: salón, comedor y, al fondo, baño y dormitorio. A la derecha, se encuentran la zona de trabajo y la cocina, que os enseñaremos mañana. El mobiliario claro, las paredes pintadas en blanco roto y el suelo de mármol travertino pulido multiplican la luz que entra por las ventanas.

Apartamento de 74 metros/comedor

A continuación, se encuentran el comedor y la cocina. El respaldo del sofá sirve para separar visualmente ambas zonas, sin obstaculizar el paso.

Comedor con mesa de cristal y sillas de metacrilato

Como en toda la vivienda, se eligieron materiales claros y transparentes para que la luz transitara libremente de un espacio a otro. De ahí que los muebles del comedor sean de cristal y metacrilato, con estructura ligera de acero inoxidable.

Cocina con puertas correderas

Cocina moderna con puertas correderas

Justo enfrente del comedor, se encuentra la cocina, a la que se accede a través de una puerta corredera de cristal translúcido mate. Las paredes también se panelaron con cristal translúcido que, junto con los muebles blancos de alto brillo, iluminan un espacio cerrado que no tiene luz.

Estantería Epedit rodeando el salón

Las paredes exteriores del cubo donde se encuentra la cocina se panelaron con la estantería Expedit, de Ikea. Sus cuadrículas uniformes y simétricas sirven, además de espacio de almacenaje, de expositor de cuadros y pequeños objetos de anticuario.

Apartamento de 74 metros con zona de despacho

Enfrente de la zona del salón se organizó un rincón de trabajo con una singular mesa y una pareja de cubos, que os mostraremos con más detalle en otro post.

Apartamento de 74 metros con jardín interior

El dormitorio y el cuarto de baño forman parte de una continuidad visual, reforzada potentemente por el suelo de mármol travertino que le da uniformidad a toda la decoración.

Apartamento de 74 metros con jardín acristalado

La zona trasera de la vivienda se destinó a dormitorio, con su cuarto de baño abierto, como el resto de las estancias. Aquí llama la atención el pequeño jardín interior por el que se accede a las otras plantas del chalet.

Dormitorio decorado en blanco

La zona de descanso está retranqueada en un pequeño espacio, con las puertas del armario revestidas de espejos para ampliar visualmente los metros. Una puerta corredera separa el dormitorio del resto de la vivienda.

Baño principal con sanitarios de diseño

Como el cuarto de baño forma parte del espacio destinado a dormitorio, se eligieron sanitarios de diseño para no descuidar el resultado decorativo. Estos son de la firma Duravit. En la esquina, sobre la butaca Wassily de Le Corbusier, un guiño de humor: los retratos clásicos se "enmarcaron" con un garabato pintado sobre el cristal. Los propietarios, de vez en cuando, cambian las "molduras" según el humor del día.

Baño principal con sanitarios de diseño

La ducha se cerró con una mampara de cristal translúcido verde, al igual que los paneles de las paredes, recurso decorativo que también se utilizó en la cocina.

Patio interior con paredes de cristal

El pequeño patio interior, que da acceso a los pisos superiores, se abre en sus tres laterales hacia el comedor, el pasillo y el cuarto de baño, respectivamente. El suelo es un lecho de piedras blancas de río, con un macetero central con agua y piedras, y otro rectangular con ramas secas, únicos elementos decorativos.

Escaleras voladas de acero corten

Los peldaños de las escaleras son piezas voladas de acero corten que van insertadas en el muro, revestido con pequeñas piezas de mármol. En esta imagen se puede apreciar la continuidad de la escalera hacia las otras plantas, gracias al suelo de cristal que permite el paso de la luz. Precisamente ésta ha sido la seña de identidad de esta vivienda: captar toda la luz posible a través de materiales claros y reflectantes, y pocas piezas de mobiliario muy versátil, que no obstaculizaran el flujo del paso ni de la luz. Fotos realizadas por Decoratrix

También te podría gustar...

¿Te ha gustado éste artículo? ¡Compártelo!