Decoratrix

Las calabazas, protagonistas en Hallowen

Publicado en Y mucho más... - No Sólo Deco por Carmen Menesteo
calabazas

Año tras año, en la última semana de octubre, esta humilde cucurbitácea de origen incierto –parece ser que es de Asia Meridional–, que pasa por nuestras cocinas  casi de puntillas, de repente, por mor de una "leyenda" se convierte en objeto estrella de la noche de Hallowen. Por su forma y su color da mucho de sí a la hora de crear objetos decorativos para adornar la casa, desde los más espeluznantes y terroríficos hasta los más elegantes y divertidos. Pero, ¿sabías que esta decoración tan peculiar tiene su origen en las Jacks-o-Lanterns, un mito irlandés acerca de un hombre apodado Stingy Jack? (el término inglés stingy significa en español mísero, tacaño). Aquí te dejo la historia para que pases el rato hasta que llegue la "noche de las brujas".

manualidades

Según cuenta la historia, Stingy Jack invitó al diablo a tomar un trago con él. Haciéndole honor a su nombre, Stingy Jack no quiso pagar por su trago y convenció al diablo para que se convirtiera en una moneda para pagar por sus bebidas. Una vez que el diablo cumplió con su deseo, Jack decidió quedarse con el dinero y lo puso en su monedero al lado de una cruz de plata para impedir que el diablo volviera a tomar su forma original. Después de un tiempo, Jack liberó al diablo y puso como condición que no lo molestaría durante un año y que, en caso de que Jack muriera, no reclamaría su alma. Al año siguiente, Jack volvió a engañar al diablo cuando le pidió que se subiera a un árbol a buscar un fruto. Mientras el diablo estaba arriba del árbol Jack marcó el signo de la cruz en la corteza para que el diablo no pudiera bajar hasta prometerle a Jack que no lo iba a molestar durante diez años más.

manualidades

Al poco tiempo, Jack murió. Como dice la leyenda, Dios no iba a permitir una figura tan deshonrosa en el paraíso. El diablo, molesto por la trampa de Jack y sin romper su promesa de no reclamar su alma, no dejó que Jack entrara en el infierno. Echó a Jack en la noche oscura con sólo un carbón encendido para iluminar su rumbo. Jack puso el carbón en un nabo ahuecado y ha estado dando vueltas en la tierra desde entonces. Los irlandeses comenzaron a referirse a esta figura fantasmagórica como "Jack of the Lantern" y luego, simplemente, "Jack O'Lantern."

manualidades

En Irlanda la gente comenzó a crear sus propias versiones de las linternas de Jack tallando caras tenebrosas en nabos o papas ahuecados que colocaban cerca de las ventanas o puertas para ahuyentar a Stingy Jack y a otros espíritus malignos. Los emigrantes irlandeses llevaron consigo a los Estados Unidos la tradición de las linternas Jack o'Lanterns. Pronto descubrieron que las calabazas, eran ideales para fabricar estas linternas.

manualidades

No sé si esta historia es verdad o inventada, pero lo cierto es que la tradición ha seguido siglo tras siglo y la calabaza sigue protagonizando la fiesta de Hallowen, aunque ya no solo en forma de linterna macabra. Ahora, hay infinidad de versiones menos espeluznantes y más decorativas como calabazas hechas con tiras de papel (foto 2); calabazas secas y pintadas para decorar centros de mesa (foto 3); pequeñas calabazas de ganchillo (foto 4); o calabazas virtuales, en forma de juegos de ordenador (foto 5). Por cierto, ¿serías capaz de encontrar las cinco diferencias entre estas dos calabazas? Vía: Extensión de la Univesidad de Illinois. Más información: The History Channel.

También te podría gustar...

¿Te ha gustado éste artículo? ¡Compártelo!