Decoratrix

La oficina de Emmme Studio

Publicado en Habitaciones - Zonas de trabajo y estudio por Cova Pendones

Equipo de interiorismo Emmme Studio

Os presentamos a Ana, Nahia y Lara, las componentes de Emmme Studio, un equipo de arquitectura e interiorismo que ha desarrollado el concepto de Slow Homeoffice, o en otras palabras, cómo aproximar el bienestar de una casa a las oficinas donde pasamos la mayor parte de nuestro tiempo. Es ampliamente sabido que el entorno laboral favorece la productividad de los trabajadores, y que, de un tiempo a esta parte, hay un creciente interés por hacer de las oficinas lugares no sólo agradables y estéticos, sino también funcionalmente eficientes y sanos. Pero Emmme Studio quería ir un poco más allá, incorporando a los centros de trabajo un ambiente doméstico y hogareño, donde tanto ellas como sus clientes se sintieran en casa y fortaleciera una relación de confianza y cercanía.

Vista general de Emmme Studio

Aunque este concepto lo aplican en sus proyectos de espacios públicos, necesitaban un living lab, es decir, un espacio real propio donde estuviera reflejada su filosofía. Así que decidieron ponerse manos a la obra, alquilaron una pequeña oficina de 25 m2 y buscaron la colaboración de un cómplice que les ayudara a sacar adelante el proyecto. ¿Dónde encontrar diseño, versatilidad y precio ajustado para montar una oficina cercana y familiar? Como no podía ser de otro modo, Ikea se apuntó al reto, y éste es el fantástico resultado.

A pesar de los escasos metros y una planta heptagonal, se crearon diferentes ambientes aprovechando las distintas paredes. Lógicamente, el espacio central se destinó a zona de trabajo, con dos mesas colocadas juntas, realizadas con encimeras de cocina, de roble, y dos caballetes. A la izquierda, se organizó una zona de almacenamiento para catálogos y material de trabajo, con muebles de cocina de la serie Thorham, en madera de fresno. ¡Quién diría que son de cocina! Estanterías, percheros, pizarras y otros accesorios y organizadores de pared amplían la superficie útil, a la vez que decoran esta zona.

Comedor de Emmme Studio

Comedor o mesa de reuniones

A la derecha de la zona de trabajo, se colocó un pequeño comedor que hace las veces de mesa de reuniones cuando se atiende a un cliente. Las arquitectas pasan mucho tiempo en la oficina, y con frecuencia también se quedan a comer, por lo que tener un pequeño comedor era básico para su actividad. En el concepto slow homeoffice no está previsto eso de comer un sandwich delante del ordenador. Hay que comer sentados y relajados en una mesa, porque cada actividad tiene su momento y su lugar.

Comedor y cocina de Emmme Studio

Cocina de Emmme Studio

Una mini cocina en la oficina

Junto a la mesa de comedor, y aprovechando otra de las paredes, se instaló una mini cocina, también con muebles de cocina de la serie Thorham, los mismos que se utilizaron en la zona de trabajo. Y es que los muebles de cocina de Ikea son tan versátiles que se pueden colocar prácticamente en cualquier habitación de la casa. La madera en tono natural favorece un ambiente cálido que, junto el blanco de las paredes y la gran luminosidad de la estancia, crean una atmósfera acogedora que propicia la concentración y sensación de bienestar a la hora de trabajar.

Detalle del techo de Emmme Studio

Detalle del techo

Para bajar la altura del techo, que no era especialmente decorativo, las arquitectas diseñaron un sencillo e ingenioso bastidor con cuerdas entrecruzadas, de color aguamarina, formando pequeñas cuadrículas. Este bastidor, además, sirve de soporte a los diferentes puntos de luz colgantes.

Vista de la terraza de Emmme Studio

Vista de la terraza de Emmme Studio

¡Sorpresa! Una terraza

Quién iba a pensar que en esta pequeña oficina hubiese una coqueta terraza abalconada con vistas a los tejados del centro de Madrid. Toda una sorpresa que las chicas de Emmme Studio supieron rentabilizar sin dudarlo. La idea: amueblar la terraza como si de una vivienda se tratase, con un sofá compuesto por módulos Kungsholmen y cojines de exterior Hallö. Diversos asientos sirven también de mesas auxiliares, que se pueden mover de un lado a otro, según la necesidad. Plantas y flores pueblan este pequeño y envidiable jardín urbano.

Reforma de una oficina de 25 metros cuatrados

Así era la oficina...

Este era el estado en el que se encontraba la oficina. Para su total y completa actualización, os dejamos aquí el presupuesto detallado:
• Suelo de vinilo de Tarkket Looselay Beton grey, 25 m2 (825 €) + montaje (150 €).
• Pintura blanca de Bruguer (100 €)
• Mobiliario para zona de trabajo, cocina y comedor (2.624 €) + montaje (500 €).
• Material de escritorio, menaje, utensilios y otros ornamentos (775 €)
• Iluminación: lámparas, flexos, bombillas, tiras LED, etc. (410 €) + montaje del bastidor (100 €) + trabajo de electricista (150 €).
• Terraza: muebles (1.265 €) + iluminación exterior (105 €) + plantas y macetas (457 €)
En total, el amueblamiento y adecuación de la oficina costó 7.614 €.

Como veis, ¡reto conseguido! Sólo nos resta felicitar a las chicas de Emmme Studio que, con la colaboración de Ikea, han hecho un magnífico trabajo de slow design. Muchas gracias por habernos dejado ser los primeros en fotografiar vuestro estudio. Estamos seguros de que no será lo último que publiquemos de este talentoso equipo.
Fotos: Nacho Pérez para Decoratrix.

También te podría gustar...

¿Te ha gustado éste artículo? ¡Compártelo!