Decoratrix
Obtén un vaso de agua perfecta con la nueva grifería de GROHE

La librería Billy personalizada

Publicado en Muebles - Librerías y estanterías por Marta Sanz

lg-estantad-_00080030

La librería Billy cumple 30 años y no es de extrañar que Ikea lo celebre con la edición especial Billy Jäder, pues esta sencilla librería se ha convertido en todo un básico en decoración. No sólo tiene un precio imbatible, sino que además es uno de sus diseños modulares más flexibles, combinables y completos de la firma sueca. En Decoratrix queremos rendir nuestro personal homenaje a esta librería que nos ha sacado de apuros en muchas ocasiones. Y lo hemos hecho en esta casa, con graves problemas de espacio y muchos libros, donde hubo que buscar una solución asequible para resolver el almacenaje. ¿Y en quién pensamos? En Billy por supuesto.

0096389_pe235960_s4

Así que fuimos a Ikea y compramos tres módulos de 80 cm de ancho (35 € c/u) y uno de 50 (25 €). Además, cuatro puertas Morebo (30 € c/u), de las que tienen cristal y una trasera, para poner telas, fotos, papel pintado, etc. En total, 250 € toda la composición. ¿Se puede pedir más por menos? Además, otra ventaja de la Billy es que es muy estrecha, de 30 cm, pero suficiente para libros y vajillas.

lg-estantad-_00150033lg-estantad-_00260035

Ahora el dilema era cómo dar a la humilde y contrachapada Billy un aire algo más distinguido que estuviese a la altura del salón-comedor. Tampoco es que estos espacios fuesen lujosos, pero queríamos personalizar el aspecto aséptico de la Billy. Y por supuesto recurrimos al papel pintado, combinando tres modelos distintos, pero entonados: un papel gris a rayas para las traseras; y dos papeles distintos para las puertas: uno irisado con estampado floral y otro con caligrafía china muy tenue.

lg-estantad-_00200034lg-estantad-_00280036

Antes de armar las estanterías, colocamos el papel gris en las traseras, primero con pegamento en spray; después, cuando estaba completamente seco, pasamos una capa de Alkil para sellar y proteger la superficie. Es bastante fácil, pero hay que hacerlo con cuidado y paciencia para que el papel no quede arrugado. En las puertas fue más fácil: sólo hubo que recortar el papel a la medida de la trasera de la puerta y pegarlo con el spray. Y este fue el resultado: una librería con vitrina-alacena, y gran capacidad para todo tipo de libros. ¡Felicidades, Billy, y que cumplas muchos más! Fotos: Decoratrix.

Obtén un vaso de agua perfecta con la nueva grifería de GROHE

También te podría gustar...

¿Te ha gustado éste artículo? ¡Compártelo!