Decoratrix

Cómo crear un ambiente de estilo nórdico con aire zen

Publicado en Habitaciones - Decoración de salones por Cova Pendones

¿Qué pasa cuándo se unen el diseño escandinavo con la rica tradición japonesa? El resultado son ambientes elegantes, serenos y minimalistas, pero sin ser fríos. Gracias a la colección de papeles pintados y textiles Japandi de la firma Scion, distribuida por Pepe Peñalver, podemos descubrir cómo recrear un ambiente nórdico con aires zen.

Líneas horizontales

Una de las claves de este estilo es lograr que el ambiente respire, no saturarlo con muchos elementos, utilizando planos horizontales con ángulos redondeados, para evitar las aristas que endurecen el diseño de los muebles. Mesas bajas, futones y elementos a ras de suelo hacen que la zona superior de la estancia esté desahogada. Pared cubierta con el modelo Genki.

Tonalidades sobrias

Grises y azules nubosos protagonizan esta colección que se acompañan de tonalidades complementarias como los tonos madera y amarillos pálidos, para dar un toque de calidez al conjunto. La sobriedad es una máxima tanto en el estilo escandinavo como en el japonés, y por ello es importante elegir una gama de colores neutros pero elegantes, para conseguir ambientes serenos y relajantes. Papel de la pared Shinku.

Piezas étnicas

Como en toda mezcla de estilos, es preciso incluir algunas piezas singulares o exóticas que den un toque de distinción a la decoración. Por ejemplo, un mueble de diseño danés o una silla de ratán, como la de la imagen. En este estilo fusión las geometrías con dibujos étnicos también juegan una baza importante, como las del papel pintado Habutai, que da dinamismo a la pared, sin alterar la esencia serena a la estancia.

Materiales naturales

También es usual encontrar en ambas culturas un culto reverencial por la madera, las fibras naturales y la cerámica hecha a mano. Cada una aporta lo mejor de cada casa y el resultado es una maravillosa fusión de piezas y elementos. Si envolvemos todo ello con telas como el modelo Kazue, lograremos el equilibrio perfecto. 

El encanto de la sencillez

La lección final que podemos obtener del estilo "japo-scandi" (nos acabamos de inventar el término) es la máxima del "cuanto más sencillo, más hermoso". Pocas cosas, pero bien elegidas, es la clave del buen gusto. 

También te podría gustar...

¿Te ha gustado éste artículo? ¡Compártelo!