Decoratrix

Baños de invierno a la holandesa

Publicado en Habitaciones - Terrazas y jardines por Carmen Menesteo

trampolin-portatil-mobiliario-exterior-velt

Qué de largo es el Invierno... como diría mi amiga B.,  larga y delgada como este trampolín portátil Divewood. Creo que al descubrirlo se va a convertir en su próximo objeto de deseo. Ella hace excursiones por el campo y suele bañarse en los ríos desde fechas tempranas y con el Divewood, de la firma holandesa Weltevree, cualquier lago, pantano o estanque podrá convertirse en una piscina propia, porque este trampolín es así de versátil. Aunque va a necesitar algo de ayuda para llevarlo y traerlo porque pesa 250 kg y mide 342 x 89 x 61 cm.

divewood_trampolin-portatil-weltevreebanera-exterior-weltevree

Y si le da un poco de pereza adentrarse en los ríos que aún están bastante helados, una sugerencia también holandesa: bañarse en pareja en esta bañera para el jardín o Dutch tub con fuego incluido. Tiene que ser una gozada tener fría la punta de la nariz pero estar juntos y calentitos en el agua templada en este artefacto que parece el invento de la última página del antiguo TBO. Pero no, es de la diseñadora holandesa modernísima Floris Schoonderbeek y fue seleccionado en la última Feria para Millonarios de Amsterdam (9 al 13 de Diciembre 2010) como un clásico del diseño de la última década. Nada como un invierno largo y aburridamente frío para inventar artefactos geniales.

banera-de-exterior-weltevree-dutch-tub

En esta bañera el agua se mantiene a punto mediante un pequeño fuego que transmite el aire caliente por un macarrón que lo envuelve. Todo muy ecológico, como verás (creo que he visto esto en alguna "película del Oeste" en mi tierna infancia...). Si el agua se pone más caliente de lo normal, puede bajarse su intensidad.

Pero si quieres ver momentos super divertidos con todos los inventos o re-inventos geniales de esta firma, no tiene más que echarle un vistazo a este trepidante vídeo.

También te podría gustar...

¿Te ha gustado éste artículo? ¡Compártelo!