Decoratrix

Una cabaña de madera en medio del bosque

Publicado en Casas - Casas de campo y cabañas por Marta Sanz
Una cabaña de madera en medio del bosque

¿Quién no ha soñado alguna vez con perderse en una cabaña de madera en medio del bosque? Lo cierto es que hacerlo realidad no es tan complicado, ya que existen cabañas de madera prefabricadas, como las de Pineca ES, fáciles y rápidas de montar que pueden ser utilizadas como viviendas principales o segundas residencias. Además, la fabricación en serie de sus componentes permite que sean más asequibles y sencillos de producir, empleando como material principal de construcción las maderas certificadas de pino nórdico y abeto escandinavo, que garantizan la calidad de los productos.

Una cabaña de madera en medio del bosque

Espacios abiertos al exterior

En la provincia holandesa de Overijssel, muy cerca del Parque Nacional Sallandse Heuvelrug, se encuentra esta cabaña de madera prefabricada, que va colocada sobre una estructura por encima del nivel del suelo. 

Esta casita es de dos alturas. En la planta baja se ubicaron el salón, el comedor y la cocina, en un gran espacio diáfano totalmente conectado con el exterior; un dormitorio y un baño. La segunda planta, una especie de altillo, se reservó para una segunda habitación.

Cocina con comedor

Sin duda, uno de los mayores atractivos de esta casa de madera prefabricada es su conexión con la naturaleza. Y es que, grandes frentes acristalados forman su fachada.

Si te estás preguntado si necesitas un permiso de obra para instalar una cabaña de madera prefabricada, has de saber que, si va a estar conectada a los servicios externos de agua y luz, se considerará igual que una vivienda tradicional. Es decir, sí: deberás obtener una licencia de obra nueva antes de instalar la casa prefabricasa. 

Casa de madera prefabricada

¡Hasta con chimenea!

Por si las maravillosas vistas no fueran suficiente, el salón cuenta con una chimenea de leña que lo hace aún más acogedor. 

Otra de las cuestiones que más preocupa es qué ocurre si, una vez instalada, la casa presenta problemas estructurales o desperfectos. Los fabricantes de las casas prefabricadas suelen ofrecer una garantía de hasta diez años para construcciones de más de 40 m2. Además, las compañías de seguros también dan cobertura a este tipo de casas. Por lo que siempre es posible contratar un seguro de hogar.

En dos acabados diferentes

Las casas prefabricadas están disponibles en varios modelos y estilos para adaptarse a las necesidades del cliente, pudiéndose elegir entre diferentes materiales, colores, diseños y decoraciones interiores. En este caso, el acabado en negro aporta un toque de modernidad.

Como se ve en la imagen que acompaña a estas líneas, el frente de la librería del salón lleva integrada la escalera que conduce al altillo.

Cocina con península

Abierta al salón, la cocina se decoró en negro, igual que el frente de la librería. De esta forma, queda totalmente integrada en esta gran zona social. 

Sin duda, una de las principales razones que lleva a comprar una casa prefabricada es su bajo coste (además de su fácil instalación). Además, también es posible financiar su compra con una hipoteca, siempre y cuando sea un bien inmueble, para lo cual debe cumplir los siguientes puntos: que el terreno sobre el que se construya sea urbanizable; que exista un proyecto de obra visado por un colegio de arquitectos y cuente con licencia municipal; que la casa esté anclada al suelo y que sea registrada correctamente en el Registro de la Propiedad.

En el altillo

Este espacio se habilitó para dormir. Gracias a las ventanas de la fachada, a una ventana de tejado y al cerramiento acristalado que lo dota de cierta intimidad, es bastante luminoso.

Y para terminar (y ponerte los dientes largos), hemos escogido esta imagen de la cabaña de madera prefabricada por la noche: un escenario idílico que invita a desconectar durante unos días en plena naturaleza con las estrellas en todo su esplendor sobre nosotros y con la mejor compañía. 

Fotografías: Boutique Homes.

También te podría gustar...

¿Te ha gustado éste artículo? ¡Compártelo!