Decoratrix

Un apartamento de 45 m2 muy bien aprovechados

Publicado en Casas - Apartamentos y estudios por Marta Sanz

Cuando los metros escasean, es conveniente plantearse la decoración como un todo para evitar una distribución que, reduzca, aún más la sensación de espacio. En esta vivienda, de tan sólo 45 m², se prescindió de tabiques para crear un espacio diáfano compartido por el salón, el dormitorio y una zona de trabajo. Eliminar los muros es un recurso muy efectivo, pues los tabiques son innecesarios y reducen el espacio. Para ganar amplitud visual, una solución es evitar el exceso de diferentes materiales en una misma habitación. Un suelo uniforme aportará sensación de continuidad.

Hay que ganar luminosidad. También es muy efectivo optar por una gama cromática que multiplique la luz natural. El blanco, color luminoso por excelencia, está presente no sólo en las paredes sino también en los muebles, las tapicerías y la carpintería. La luz y la buena ventilación producen un efecto psicológico que se traduce en sensación de espacio.

Los elementos constructivos o decorativos demasiado vistosos conviene reservarlos para estancias más grandes. Por eso, en esta salón, si bien no se prescindió de adornos, se optó por láminas discretas y un espejo de gran formato, apoyado en el suelo, que multiplica la luz y el espacio. La zona de trabajo se situó delante de uno de los ventanales, con muebles blancos, visualmente más ligeros que los elementos de madera oscura.

La circulación en un espacio reducido es de vital importancia. Es muy frecuente que la mala distribución de una habitación se deba a obstáculos innecesarios en zonas de paso y accesos. Aquí, los muebles, excepto las mesa de centro y estudio, se colocaron adosados a las paredes. Se buscó una mesa de centro que no resultará demasiado grande para no dificultar el paso.

La cama se colocó en una esquina del salón y pegada a la pared (sin duda, la opción más lógica). Se vistió en los mismos colores que se utilizaron para decorar las zonas de estar y de estudio para conseguir un ambiente equilibrado y armónico. Además, para que la zona de dormitorio quedará algo más camuflada, se prescindió del cabecero y, en lugar de las tradicionales mesillas, se eligió un taburete de madera.

Cuando la cocina es pequeña o de planta irregular, merece la pena invertir en muebles a medida. En este caso, los muebles y electrodomésticos se agruparon en el mismo frente. Con esta distribución lineal y, al instalar muebles altos sólo en una de las paredes, se evitó recargar el espacio. La pared que quedaba libre de muebles se aprovechó para situar una barra de desayunos acompañada de dos taburetes.

Los muebles de líneas sencillas con frentes lisos son perfectos para recrear un ambiente moderno. Recuerda que los armarios blancos transmiten sensación de limpieza y amplitud. Combínalos con electrodomésticos de acero para darles un aire más actual.

Quédate con esta idea: decorar una de las paredes de la cocina con pintura de pizarra. Romperá la monotonía de la pared, además de servirte como panel de notas.

Si el cuarto de baño es muy pequeño, no te quedará más opción que prescindir del bidé. En la pared del lavabo, colacado sobre un mueble volado, una gran luna sin marco te ayudará a ganar sensación de amplitud. Se buscó un inodoro sucinto cuyas medidas se ajustaran perfectamente a las dimensiones del retranqueo de la pared. Una buena idea: instalar un toallero-radiador. Nada como aprovechar el potencial de almacenaje de las paredes.

Un mueble de lavabo con cajones, imprescindible, y si el espacio lo permite, una banquetita.

Sustituye la bañera por un plato de ducha: ganarás espacio útil. En cualquier caso, para sacar el máximo partido a los metros útiles de tu baño, planifica al detalle su distribución. Estudia la ubicación de puertas y ventanas, pilares que oculten bajantes, muretes y cualquier entrante de la pared. Vía: Alvhem Makleri & Interior.

También te podría gustar...

¿Te ha gustado éste artículo? ¡Compártelo!