Decoratrix
Obtén un vaso de agua perfecta con la nueva grifería de GROHE

Reforma de una casa de campo antes y después

Publicado en Casas - Casas de campo y cabañas por Cova Pendones
Fachada de la casa de campo antes de la reforma

La casa antes de la reforma

La reforma de esta casa de campo tiene una historia única y especial, como en la mayoría de estos casos. Sus propietarios, Tere y Mac Thomas, buscaban un lugar para pasar los fines de semana con sus hijos y nietos, en Loussiana, Mississippi. Encontraron una antigua plantación de algodón de 680 hectáreas, de nombre Laurietta, con un hermoso bosque, un lago, extensas praderas... Lo que menor valor tenía, a primera vista, era la vieja casona de la granja, de 1820, que languidecía a la espera de ser comida por la maleza. Pero se iban a llevar una gran sorpresa...

Fachada de la casa de campo después de la reforma

La fachada de la casa después

Al ser una construcción con valor histórico, los Thomas decidieron hacer las cosas bien y restaurar la casa paso a paso, salvando todos los elementos que se pudieran. Alquilaron una gran grúa hidráulica para levantar los 800 m² de planta y poder rehacer los cimientos con las nuevas instalaciones de electricidad, fontanería y aislamiento. Tan solo esto les llevó un año, de los tres que duró la rehabilitación. Mientras, toda la carpintería de la casa se vio sometida a reparación o restauración, en tanto que el techo se reconstruyó completamente con láminas de aluminio moldeado.

Reforma de una casa de campo: entrada antes de las obras

El vestíbulo antes

Durante la reforma, Mac y Tere visitaron la Historic Natchez Foundation, una organización situada a 25 km de Laurietta, para buscar información sobre la casa. La sorpresa fue cuando les informaron que algunos elementos originales de la casona se encontraban ahí mismo, bajo custodia de la Fundación: la barandilla y pasamanos de la escalera, una columna del porche y las embocaduras de mármol de las chimeneas. Todo volvió al sitio donde pertenecía.

Reforma de una casa de campo: entrada después de las obras

El vestíbulo después

Los peldaños y el suelo de esta zona, de corazón de pino, se restauraron, así como las cornisas de las puertas y rodapiés del suelo. Recuperaron todos los elementos que tuvieran posibilidad de sobrevivir, incluso los que parecían insalvables, con el fin de que la casa no perdiera el valor histórico que tenía.

Reforma de una casa de campo: el salón antes de las obras

El salón antes

Los paneles de escayola del arrimadero se extrajeron con cuidado y se numeraron para sanear las paredes y hacer la nueva instalación eléctrica. Tras quitar capas y capas de pintura, descubrieron que estaban pintados con efecto arce y que, debajo, había un zócalo con aspecto marmorizado que también rescataron.

Reforma de una casa de campo: el salón después de las obras

El salón después

En sus investigaciones por los archivos y registros de las propiedades históricas, Tere y su hija Erin, diseñadora de interiores, descubrieron el diario de la primera propietaria de la casa, donde no solo contaba la vida cotidiana de la plantación, sino también hacía una detallada descripción de los interiores. Con esta base, Tere y Erin planearon una decoración muy cuidada y fidedigna, pintando las paredes de blanco y restaurando los suelos de madera, para dar protagonismo a un mobiliario rústico y atemporal, acorde con el espíritu de la casa.

Reforma de una casa de campo: la buhardilla antes de las obras

Las buhardillas antes

La casa es fiel representante de la arquitectura tradicional del siglo XIX en la zona del Mississippi, como sacada de una novela de Mark Twain, hace casi 200 años. Las buhardillas estaban en relativo buen estado, así que su restauración no fue tan complicada. El matrimonio Thomas lo tenía claro: serían las habitaciones para sus nietos.

Reforma de una casa de campo: la buhardilla después de las obras Reforma de una casa de campo: la buhardilla después de las obras

Las buhardillas después

Las buhardillas se convirtieron en las habitaciones infantiles de los nietos y nietas, con un cuarto de baño. Las habitaciones son casi idénticas, con la única diferencia del color de los muebles (blancos para las niñas y oscuros para los niños), y la ropa de cama, en rosa y rojo.

Reforma de una casa de campo: la cocina después de las obras

La cocina

Manteniendo el estilo rústico de toda la vivienda, la cocina se equipó con muebles laqueados blancos y electrodomésticos de acero inoxidable. La isla de trabajo se realizó con madera de ciprés recuperada de otras partes de la vivienda.

Reforma de una casa de campo: la zona de lavado después de las obras

La zona de lavado

Como en muchas casas en Estados Unidos, la zona de lavado es digna de visitar. El blanco sigue siendo el color protagonista, con la madera como material principal. A la derecha, en la pared, dos tablas para lavar, compradas en mercadillos vintage.

Reforma de una casa de campo familiar

La familia

Los Thomas al completo, Tere, Mac, sus cuatro hijos y ocho nietos. Después de tres años de intensa labor de reconstrucción, disfrutan ahora de Laurietta, orgullosos de haber ejecutado con éxito la reforma de una casa de campo que hasta el mismísimo Tom Sawyer envidiaría. ¡Y no es para menos! Vía: Country Living.

Obtén un vaso de agua perfecta con la nueva grifería de GROHE

También te podría gustar...

¿Te ha gustado éste artículo? ¡Compártelo!